Me la di

Entre páginas en blanco, murmullos de aroma a café, sonidos de vulnerabilidad.

Me la di en un día de campo, me la di cuando se ponía el sol, en medio del atardecer, en medio de cantos.

Me la di en la nieve, era frío como el miedo.

Me la di con ganas de dar de nuevo.

Me la di sin vergüenza, con banalidad, con tristeza y a veces me hacía llorar.

Me la di porque reía, me la di al mismo ritmo.

Me la di entre páginas en blanco y con un espíritu que no tiene libertad.

Me di cada una de sus letras, me di sus acentos y me di la continuidad en la narrativa.

Me la di como estás pensando que fue.

Me di la historia de mi vida, cuando tomé entre mis dedos el empastado más viejo, resbalaba y se mantenía, se cerraba, pero volvía.

Buenas ideas que juegan con ansiedad específica.

Malos pensamientos.

Advertisements

¡Te odio!

Me da asco, sólo produces desesperanza, tiemblas y no sabes qué pasa.

Me miro al espejo y ni siquiera hay… alguien, tienes tiempo rondando por aquí, haciéndote presente y dejándonos libres, me engañas, porque sigues aquí, de repente y a pesar de que han dicho que no está bien, te odio. Continue reading