Enamorados del amor

De seres simbióticos, seres siameses, amores que después parecen errores, pero sin errores qué sería de los temores.

De los que juran que es belleza eterna porque son eternos enamorados del amor.

Y cuando la más ligera brisa golpea, se descomponen, se descomponen en mil pedazos.

De los que son como yo y no perdonan a esos que quieren real porque prefieren el rosa eterno.

Ese que se destruye y es de mentiras, ese que no sabe a realidad, que tarde o temprano lastima más porque está hecho de ilusión. Castillos en el aire.

De los que sufren en silencio y nos carcome el pensamiento.

De los que sentimos las palabras atoradas en la garganta y su movimiento hasta la panza.

De los que gritamos en los suspiros y nos contagia la misma maldita ilusión.

De nosotros, los enamorados del amor…