Me la di

Entre páginas en blanco, murmullos de aroma a café, sonidos de vulnerabilidad.

Me la di en un día de campo, me la di cuando se ponía el sol, en medio del atardecer, en medio de cantos.

Me la di en la nieve, era frío como el miedo.

Me la di con ganas de dar de nuevo.

Me la di sin vergüenza, con banalidad, con tristeza y a veces me hacía llorar.

Me la di porque reía, me la di al mismo ritmo.

Me la di entre páginas en blanco y con un espíritu que no tiene libertad.

Me di cada una de sus letras, me di sus acentos y me di la continuidad en la narrativa.

Me la di como estás pensando que fue.

Me di la historia de mi vida, cuando tomé entre mis dedos el empastado más viejo, resbalaba y se mantenía, se cerraba, pero volvía.

Buenas ideas que juegan con ansiedad específica.

Malos pensamientos.

Capítulo 1

Este intento de novela no tiene nombre aun, no tiene domicilio, ni dominio, no ha sido contada, tal vez leída y criticada. Hacen ya 8 años desde que el intento por crear algo más grande recorrió mis palmas, llegó a mis dedos y se atrevió a conversar con la pluma. A la antigua, me dije. Sí, a la antigua sale mejor, sintiéndola en puño y letra y no dedo y tecla.

Dan ganas de que sea algo más que sólo el Capítulo 1, pero eso ya se verá. Llevaba el nombre de capítulo final, pero no tenía ni idea de lo que iba a enfrentar, por cuidar pequeños errores y estilos, dejaré esto como capitulo 1. Continue reading