Te debo una explicación

¡Sean todos bienvenidos al circo de los errores!

Sin ideas de antemano, sin un guión que seguir y sin pautas, más que mis ganas decidí iniciar a escribir, según yo con un talento sin igual. No espero ser juzgada, tenía al rededor de cuatro años por lo que mi madre cuenta, que de mi puño y letra vio salir: “Muchas cosas saldrán de ti y será mejor que las veas antes de que se vaya el Sol”. Oh si, esa no soy yo, qué optimista era.

Aún así, nunca deje escapar al pobre lápiz de mi mano, nunca salía de casa sin lápiz y papel, las muñecas qué. Podía entrar (y aún puedo), a mil papelerías y querer comprar todo, ser la más feliz por imaginar quedarme ahí a vivir.

Con el paso de los años y uno que otro desastre, sin oportunidad de algo grande, pero siempre con el deseo de seguir escribiendo, me encontré con el internet, con los blogs, con mil páginas, con otros que también escriben y vaya que muy bien, me di cuenta de que no estaba sola y que habían mejores que yo, lo dejaba a ratos, pero siempre había algo extraño y sin explicación que me hacía regresar.

No queremos un cuento largo, sino una explicación, la verdad es que después de muchos peros, encuentros, si, no, lo que sea, llegué hasta aquí, a tomármelo más en serio y bueno, la explicación de por qué “FinDomain” es en realidad muy simple.

Al iniciar con la idea, tenía todo esta vez, hasta el guión que quería seguir, porque parecía fuente de todos los detalles que imaginaba y que esta vez no quería dejar ir. Y llegamos al punto crucial, el nombre. Vaya, vaya, qué nombre le pondremos. Sin mentir, 20 minutos, atascada y con muchas ganas de ir al siguiente paso, de ver surgir lo demás.

Frente a mi la página más estresante que había visto en varios años en MI mundo de la redacción: “Let´s find a domain!”. Yo no tenía ni idea de lo que estaba pasando, no sabía, no recordaba, no sé qué pasó, pero necesitaba un nombre, en serio lo busqué, por las redes que normalmente visito, en mi celular, en los buscadores más utilizados. Muy yo, nada me gustaba.

De repente vi una vez más la instrucción “Let’s find a domain”, bueno, pues será Find A Domain. La verdad, es que no lo sentía mío, se veía feo en mí. Se me ocurrió que como siempre he dicho, no hay palabras feas, sino contextos o gente fea, podía jugar y hacerlo sonar mejor.

¡Tenemos un ganador! FinDomain.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s